Resorción Odontoclástica Felina FORL (Feline Odontoclastic Resorptive Lesion)

90318920 10221881116007760 5799566692807868416 o 700x364 - Resorción Odontoclástica Felina FORL (Feline Odontoclastic Resorptive Lesion)

Etiología Y Fisiopatogenia

La resorción odontoclástica felina (FORL, del inglés Feline Odontoclastic Resorptive Lesion) es la destrucción de los tejidos dentales calcificados (esmalte, dentina y/o cemento). Al principio se denominó caries por su parecido a la humana, pero las lesiones son clínica e histopatológicamente diferentes. 

La etiología exacta de la FORL es desconocida, considerándose un proceso multifactorial. Existen varias hipótesis sobre factores de riesgo: edad avanzada (≥4-6 años, aumentando con la edad, 20-75% de gatos adultos, excepto en los persas que pueden aparecer alrededor de los 2 años); reacción causante de inflamación; estrés mecánico agudo o crónico (fracturas traumáticas); dieta baja en Ca, alteraciones en P, elevado Mg, hipervitaminosis A y D, potenciada por factores genéticos no conocidos; acidez elevada de algunos piensos industriales (hay autores que sugieren que, al estar presente en gatos salvajes, no intervendría la dieta comercial); pH ácido del reflujo gástrico al regurgitar bolas de pelo, o ácidos de la fermentación bacteriana, al depositarse a nivel gingival; enfermedad viral (FELV, FIV, calicivirus y herpesvirus podrían intervenir al causar periodontitis secundaria) y bacterias patógenas de la cavidad oral (Actinomyces, Actinobacillus, Bartonella, Pasteurella) desencadenantes de respuesta inflamatoria (teoría más aceptada). Hay factores predisponentes de la lesión: gingivitis, cálculos dentales, gato totalmente indoor, etc. Cualquier factor que cree una formación anómala o una mineralización del cemento puede dar lugar a una FORL.

El proceso progresivo no inflamatorio sustituyendo el ligamento periodontal y la raíz por hueso o cemento; las que progresan hacia la corona, perdiendo esmalte y dentina cerca del surco gingival, se exponen a la cavidad oral, contaminándose e inflamándose (más sensibilidad).

Las lesiones inflamatorias son dolorosas, suelen comenzar en el surco gingival en torno al cuello dental

Signos Clínicos y Diagnósticos

Puede empezar en cualquier parte del diente pero aquellas evidentes (exploración y signos clínicos) son las del cuello dental lo cual a menudo se confunde con gingivitis. Las que comienzan en la raíz no suelen causar signos al inicio, detectándose mediante Radiografía. Al quedar expuestas a la cavidad oral suelen producir dolor intenso, asociado a castañeteo de dientes, movimientos de mordisqueo, sacudidas de cabeza, estornudos, sangrado, halitosis dientes amarillentos, dificultad para comer, anorexia y letargo.

Los signos clínicos no confirman el diagnóstico de FORL. Se necesita anestesia y exploración de la superficie de todos los dientes, junto a examen radiológico. Ya que también puede deberse a una retracción gingival por periodontitis o por procesos inflamatorios o hiperplásicos.

La radiografía (RX) es clave para clasificar y tratar las lesiones.

Manejo De La Enfermedad a Total Criterio Veterinario

Debe establecerse tras el examen clínico, histopatológico y radiográfico y la confirmación de FORL, midiendo la extensión de la lesión en el diente afectado y en las estructuras adyacentes, y considerando el estado del paciente.

Algunas opciones son:

Monitorización y tratamiento preventivo de dientes con resorción aislada en la raíz, no expuesta a cavidad oral. Deben hacerse controles periódicos, mínimo cada 6 meses, recomendando extracción en cuanto el diente esté expuesto.

Reconstrucción: preservar un diente con la patología y quitarle el dolor. Esto es el objetivo óptimo, pero aún de escaso éxito por la probabilidad mínima de mantener un diente intacto a largo plazo.

Extracción dental: técnica de elección. Se recomienda extraer por completo los dientes con resorción dental pero apariencia radiográfica normal de raíz y espacio del ligamento periodontal ayudando a prevenir focos de inflamación continua.

Amputación de la corona con retención parcial de la raíz: cuando la raíz está siendo reabsorbida y no es dolorosa, la amputación exclusiva de la corona es de elección

Pulverización de la corona/raíz: uso de fresa redonda con agua fría a alta velocidad para eliminar un fragmento dental. No recomendado por complicaciones específicas  

En el posoperatorio se indica dieta blanda o balanceado remojado (mínimo 20 minutos) al menos una semana tras la cirugía; antibioterapia e higienización mediante enjuague con antiséptico oral

El pronóstico es reservado y variable en función del grado de la enfermedad. La detección temprana ofrece más posibilidades de control a largo plazo.

¿Te ha sido útil esta información?

Haz clic en una estrella para calificarla

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No hay votos hasta ahora. Sé el primero en calificar nuestra publicación.

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Tell us how we can improve this post?

Compartir